Románico

 
PATRIMONIO PARA COMPARTIR
 
La Vall Fosca dispone de algunas joyas de patrimonio arquitectónico, muchas de las cuales románicas: la iglesia de Sant Vicenç de Capdella, del siglo XI, y la de San Martín de la Torre, del siglo XI (ambas declaradas Bien Cultural de Interés Nacional por la Generalitat de Cataluña en 2008 y 2007, respectivamente) o la iglesia de San Juliá de Espui, del siglo XI también. Todos los templos alrededor de los cuales se estructura el crecimiento de los pueblos.
La iglesia de Mont-rós, por ejemplo, tiene un campanario de torre cuadrada, o la de Beranui, situada en la parte más elevada del pueblo, de manera que constituye un mirador excelente de los pueblos de la llanura y del norte.
 
La mayoría de los núcleos de la Vall Fosca permanecen fieles a su fisonomía original. Destacamos Estavill, que es el que mejor conserva la estructura medieval de villa cerrada, o el conjunto del campamento de la Central de Capdella, declarado Bien Cultural de Interés Local.